Traductor

jueves, 14 de mayo de 2015

Pautas de prevención en el libro ‘Cocinar para vivir’

Nutrición para evitar el cáncer

El chef Andoni Luis Aduriz y el médico Fernando Fombellida dan recetas y pautas de prevención en el libro ‘Cocinar para vivir’

                                     Andoni Luis Aduriz, chef del restaurante Mugaritz.c / CORDON PRESS
"No creemos en los alimentos milagro ni pensamos que consumiendo ciertos alimentos nunca vayas a padecer un cáncer, pero creemos firmemente que llevando un patrón alimentario equilibrado minimizarás el riesgo de padecerlo", advierten el médico estomatólogo Fernando Fombellida y el chef de Mugaritz Andoni Luis Aduriz. Ambos firman Cocinar para vivir (Destino), un libro que sale estos días del horno (donde ha estado varios años en un proceso de elaboración).
"A lo largo de tu vida tu salud va a depender de ti y no tanto de tu médico", dicen los autores, que han planteado su trabajo "entre la ciencia y el sentido común" y con el deseo de "abrir la mente a los lectores a un nuevo concepto de comer bien y despertarles la ilusión de cocinar para sentirse mejor". En este sentido, el cocinero vasco aborda sus recetas elaboradas especialmente para El País Semanal.
Cocinar para vivir incluye pautas de nutrición paliativa, pero el eje es la preventiva, que muestra cómo mediante una alimentación saludable y una dieta equilibrada (en la que predominen alimentos frescos, vegetales, pescados y legumbres y estén ausentes los procesados industriales con grasas, harinas refinadas, exceso de azúcares y de sal) pueden disminuir el riesgo de desarrollar un cáncer.
Portada del libro 'Cocinar para vivir'.
"Nunca antes habíamos tenido un acceso tan fácil a tanta variedad de alimentos, pero curiosamente es más fácil que nunca comer mal", subrayan Aduriz y Fombellida. El primero, titular de uno de los mejores restaurantes del mundo, ha desarrollado su labor sobre una base científica y de investigación de alta cocina nutricional que le ha llevado a colaborar con centros punteros como Azti Tecnalia (comida para tercera edad, para niños, para necesidades especiales...), y el segundo ha trasladado a su práctica médica la sensibilidad por la alimentación, con el bagaje de su familia, tres generaciones al frente de uno de los restaurantes renovadores de la cocina vasca, Panier Fleuri.
Su libro no es de fotografías lujosas para tenerlo de adorno, es un volumen desnudo de imágenes, con recetas y mucha información práctica. "Es para documentarte y subrayar, lo puedes leer por temas sueltos", explica Aduriz. En todas las recetas se dan pautas de compra, tratamiento y elaboración de los alimentos (por ejemplo, cómo cortar y cocinar los ajos para activar su efecto anticancerígeno) y se especifican sus propiedades.
Dos de las recetas favoritas del chef que concentran bocados benéficos (antioxidantes, con vitaminas, minerales y fibra) son la ensalada de aliáceas y el panaché de crucíferas. Esto es, un plato con puerros, cebollas, ajos, berros, chalotas y albahaca ligeramente al vapor aliñadas con aceite de oliva virgen extra en crudo, y el segundo, también levemente cocidas, coliflor, brécol, berza, lombarda y coles de Bruselas, para mezclar con sardinas en conserva picadas, cebolleta, AOVE, pimienta negra, cúrcuma (otro superalimento anticancerígeno) y una pizca de sal.
Las frituras o las carnes rojas y grasas no casan con una cocina para vivir mejor.

Panaché de crucíferas

ANDONI LUIS ADURIZ Y FERNANDO FOMBELLIDA
Dificultad: Media
Ingredientes (para cuatro personas):
  • 1/2 coliflor pequeña
  • 1/2 brócoli pequeño
  • 1/2 berza pequeña
  • 1/2 col lombarda pequeña
  • 8 coles de Bruselas

    Para el aliño:
  • 150 gr sardinas en conserva
  • 1/2 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • Pimienta negra
  • Cúrcuma
  • Sal
Elaboración:
1. Limpiar y preparar las verduras. Cortar la coliflor y el brócoli en trozos de bocado. Cortar en juliana la berza y la col lombarda. Limpiar las coles de Bruselas.
2. Disponer las verduras en la voporera y cocer durante 5-10 minutos. Comprobar la cocción, ya que las verduras en juliana requieren un tiempo de cocción corto.
3. Para el aliño: Escurrir las sardinas y picar.  Picar la cebolleta y el diente de ajo. Mezclar los tres ingredientes en un bol. Sazonar con cúrcuma, pimienta negra y una pizca de sal. Agregar aceite para terminar el aliño.
4. Disponer las verduras cocidas y calientes en el plato y aderezar con el aliño previamente elaborado.
Coliflor, brócoli, coles de Bruselas... todas las crucíferas le van a aportar unos fitoquímicos específicos de esta familia, llamados glucosinolatos.  Además, contienen también polifenoles, vitaminas, minerales y fibra dietética. Son alimentos con un bajo aporte calórico.
Cebolleta y ajo. La familia de las aliáceas combina muy bien con las crucíferas. Le van a aportar otros fitoquímicos diferentes como los compuestos sulfurosos, además de otras vitaminas y minerales. También presentan baja densidad energética.
Sardinas. Aportan proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3.
Cúrcuma. Antiinflamatoria, antioxidante, estimula el sistema inmune, favorece la apoptosis.
Pimienta negra. Propiedades antioxidantes. Aporta vitamina C, betacarotenos y fitoquímicos de la familia de los terpenos. Favorece la biodisponibilidad de la cúrcuma.
Aceite de oliva virgen extra primera presión en frío. Aporta ácidos grasos monoinsaturados (oleico), vitamina E y otros antioxidantes.
Recuerda que... Se trata de una de nuestras recetas favoritas por la gran variedad de fitoquímicos que aporta además de las vitaminas, minerales y fibra dietética. Es una receta con baja densidad energética que incluye alimentos con baja carga glucémica. Además, están muy bien logradas las sinergias entre los diversos alimentos.
Para optimizar el aporte de nutrientes, las hojas tiernas de la berza y de la col lombarda se pueden consumir crudas y aderezadas un poco antes de consumirlas con aceite de oliva y limón o vinagre.
Si te a gustado dedito arriba si te a encantado suscríbete y comenta compartiré contígo todas las recetas y datos de interés del El Fogón de la Comarca, muchas gracias y un saludooo.
Fuente de información el país.

El Cáncer de pulmón,puede tener los días contados.

El CNIO encuentra el talón de Aquiles del cáncer:


El carcinoma de pulmón, el tipo de cáncer que más muertes causa en el mundo, puede tener los días contados, y es que un equipo de investigadores del CNIO ha logrado frenar el crecimiento de este tumor en ratones gracias a una innovadora y efectiva diana terapéutica: los telómeros, su talón de Aquiles.
Un telómero es un capuchón formado por seis proteínas, que está situado en los extremos de los cromosomas y que sirve para proteger la información genética del organismo.
Y es que cada vez que una célula se divide, duplica su material genético (el ADN), que está empaquetado en los cromosomas, pero en cada división celular, los telómeros se van haciendo más y más cortos; cuando son excesivamente cortos, se vuelven tóxicos para la célula, que deja de replicarse y es eliminada por el organismo.
Las células cancerígenas, sin embargo, son capaces de dividirse y multiplicarse sin que sus telómeros se acorten demasiado. El secreto de su inmortalidad es la telomerasa, una enzima que repara constantemente los telómeros y que en la mayoría de las células sanas está 'apagada', mientras que en las tumorales está activa.
Por eso, los científicos habían intentado en otras ocasiones frenar el crecimiento del cáncer inhibiendo la telomerasa de sus células, una vía que actualmente se está probando en ensayos clínicos de tumores hematológicos (mieloma múltiple) pero que aún no ha dado resultados concluyentes.
Ahora, científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (entre ellos, la directora del centro, María Blasco, y su predecesor en el cargo, Mariano Barbacid), con la colaboración del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad Complutense de Madrid, ha encontrado una nueva manera de enfrentarse al cáncer: atacar los telómeros sin alterar la telomerasa.
Para ello, estos científicos han utilizado una de las seis proteínas (o shelterinas) que protegen a los telómeros, la TRF1, y al bloquearla han conseguido destruir este escudo protector de los cromosomas del cáncer, cuyas células mueren de forma inmediata.
"Hemos identificado un potencial nuevo talón de Aquiles del cáncer", subraya María Blasco en declaraciones a Efe.
Y es que, "aunque es algo que tiene mucho sentido", puntualiza Blasco, hasta ahora nadie había intentado utilizar las shelterinas como dianas contra el cáncer porque al estar presentes tanto en las células sanas como en las tumorales, el tratamiento con fármacos generaba demasiados efectos tóxicos                                                                                                            .
El estudio, publicado en la revista EMBO Molecular Medicine, demuestra que al bloquear esta proteína "se impide el crecimiento de carcinomas de pulmón ya establecidos", escriben los autores.
"Cuando se elimina TRF1 se induce una desprotección instantánea de los telómeros, lo que a su vez hace que las células entren en senescencia o mueran. Vemos que esta estrategia mata eficientemente las células del cáncer, frena el crecimiento tumoral y tiene efectos tóxicos tolerables", sostiene María Blasco.
Para comprobar esta teoría, los científicos inhibieron TRF1 en ratones y lo hicieron de dos maneras: farmacológica y genéticamente.
Usaron el inhibidor químico, ETP-47037, que ha sido desarrollado por el Programa de Terapias Experimentales del CNIO a partir de las colecciones de principios activos de este organismo.
"Demostramos que es posible encontrar potenciales fármacos que pueden inhibir TRF1 cuando se administran oralmente a los ratones y que tienen un efecto terapéutico", explica Blasco.
Pero llegar hasta aquí ha sido un largo trabajo para el CNIO.
Primero hubo que seleccionar TRF1 de entre la familia de shelterinas, después se bloqueó genéticamente la acción de TRF1 en ratones con cáncer de pulmón y en ratones sanos (para estudiar la toxicidad del procedimiento).
Finalmente, los investigadores buscaron compuestos químicos que contrarrestaran a TRF1, y hallaron dos que funcionan en animales.
El CNIO busca ahora socios en la industria farmacéutica que desarrollen estos fármacos en un estadio más avanzado para usarlos además no sólo en casos de cáncer de pulmón, sino en otros tipos de cáncer porque la diana descubierta por el CNIO ataca "una característica universal" de todos los tipos de cáncer: sus telómeros o escudos protectores.
"Han sido más de 4 años de trabajo porque la validación de dianas en modelos animales es un proceso costoso y lento, pero tiene la enorme ventaja de que los resultados son claros y concluyentes", sentencia Blasco.
Si te a gustado dedito arriba si te a encantado suscríbete y comenta compartiré contígo todas las recetas y datos de interés del El Fogón de la Comarca, muchas gracias y un saludooo.

Fuente de información Canarias7